IV Seminario Internacional del Grupo de Investigación Escritoras y Escrituras “De lo Sagrado y de lo Profano: Mujeres Tras/entre/sin Fronteras”

Reconocido con 4 créditos de libre configuración

Actividad incluida en el Año de la ciencia 2007

La exclusión de las mujeres de la cultura se ha realizado a través de interpretaciones de textos sagradas y profanos protagonizadas por hombres que, muchas veces desde planteamiento misóginos, relegaron y relegan lo femenino a los márgenes de la insignificancia y lo incomprensible y que contra tales interpretaciones los estudios de género y feministas deben aportar su visión para propiciar la justicia social y la igualdad cultural.

La violencia simbólica contra las mujeres sólo puede paliarse a través de nuevas interpretaciones de los textos ya escritos y a través de la incorporación de textos y voces de mujeres olvidadas, de mujeres no escuchadas. Su incorporación en el imaginario social y colectivo es necesaria para reforzar la identidad histórica y personal de las mujeres.

Las investigadoras en temas feministas y de género de diferentes disciplinas deben colaborar juntas para poner de manifiesto que las aportaciones de las mujeres a la cultura son importantes y significativas y que constituyen un patrimonio que nos ha sido sustraído y que hay que reintegrar a la sociedad lo antes posible.

Con estas premisas nuestro seminario, con visión intercultural e interdisciplinar, pretende reunir a investigador@s en torno a la cuestión de la des/colocación de las mujeres en todos los países y culturas con respecto a los poderes y a los saberes de dichas culturas.

Las mujeres que escriben han sido consideradas avis rara dentro de la cultura y han practicado géneros literarios rompiendo las jaulas de los cánones literarios y estéticos de sus épocas. Muchas veces inventando nuevos géneros literarios o nuevos temas inéditos para el arte. Pero sobre todo las mujeres que se atreven a nuevas experiencias y rompen sus confines poseen un valor en si mismas porque trabajan en la excelencia de las mujeres como portadoras de nuevos valores de civilización y convivencia.
Las mujeres han tenido que sufrir sus propios confines físicos, mentales y sociales: los que la cultura y la sociedad les imponía, y fueron las primeras que hicieron de la abolición de los límites y las fronteras su bandera, mucho antes que los filósofos del postmodernismo llegaran a plantearlo.

Pero además las mujeres son en la actualidad y las escritoras en especial en muchos países, las perseguidas y obligadas a emigrar, a cambiar de lengua, a dejar atrás sus fronteras para adentrarse en el terreno de lo desconocido.

Ese terreno es el de la fertilidad literaria, pero también el laboratorio social de nuevas formas de convivencia y de identidades. Las mujeres y las que escriben en especial cuestionan con sus obras y sus vidas los márgenes, las clasificaciones cerradas, los centros y las periferias.

Las mujeres con sus obras abren nuevos espacios sociales y relacionales, estéticas e ideas cuya colocación es todavía incierta y nadie como ellas conocen y reflejan el espacio carcelario del ser confinado. Nadie como las mujeres que deciden abandonar sus propias fronteras las conocen tan bien, desde dentro y desde fuera, desde el Ser atrapado al Ser sin protecciones y sin Ley.